Entrevistas

Yanina Gruden: «Me siento un animal de teatro»

La actriz, que este año debuta como dramaturga, repasa sus inicios con el teatro y prepara varios proyectos. Y asegura que no podría vivir sin subirse al escenario.

Por Muriel Mahdjoubian Rébori. Fotos: Marina Giusto, Lucía Morón y María Horton

De muy chiquita quería ser astronauta, pero a los 10 años Yanina Gruden comenzó a estudiar teatro en la Escuela Estética de Morón, donde tenía además literatura, música y plástica. “Me gustaba el cosmos y después tenía ganas de ser escritora y por una cuestión de conducta me mandaron a estudiar a la escuelita de Morón y ahí conocí el teatro y me enamoré muy fuerte”, dice la actriz y dramaturga que trabaja sin pausa.

Este año, debutará en mayo como dramaturga con su texto Caribe, en el Centro Cultural San Martín con dirección de Katia Szechtman. Al mismo tiempo, reestrenará en la sala Beckett, Tu amor será refugio, bajo la dirección de Cristian Drut. Además, acaba de finalizar una gran temporada con el unipersonal New York Mundo animal, con texto y dirección de Gilda Bona.

“Me gusta cómo voy llevando mi carrera porque siento que trabajé con directores muy prestigiosos y que de todos ellos me llevo algo. Aprendés todo el tiempo y la verdad, es que tuve mucha suerte porque conocí gente muy talentosa y pasé por varios circuitos: el comercial, el oficial y el independiente, pero me gusta más el independiente. Lo prefiero porque siento que es un lugar en donde podés probar lo que querés y los tiempos son muy distintos”, cuenta la actriz que también trabajó en Lima Japón Bonsai, Medea y Adela está cazando patos, entre otras piezas.

¿Cómo es la experiencia de estar sola en el escenario como fue con New York Mundo animal?
Es tremendo. Igual, a mí siempre me dan nervios antes de salir a actuar y acá, que estoy sola, más. El día del estreno estaba a punto de morir. Es una sensación muy linda. Yo siempre digo que es como cuando te estás por subir a la montaña rusa, tenés el corazón en la garganta y sentís que te morís de miedo y de repente, empieza a andar y te entregas. Para mí, pasa lo mismo con el teatro. Yo siento mucho vértigo y es un desafío que me gusta mucho. De todas maneras, tampoco me siento tan sola en el escenario, aunque sea un monólogo, porque yo evoco a otros personajes durante la obra y siento cierta vibración, como que alguno de ellos anda por ahí.

«New York Mundo Animal»

¿Cuáles son tus proyectos para este año?
A fines de abril reestrenamos, en el Beckett, Tu amor será refugio, escrita por Juan Ignacio Fernández y dirigida por Cristian Drut. Es una obra que ya la hicimos en el San Martín el año pasado. Además, en mayo estreno mi primera obra como dramaturga, Caribe, en el Centro Cultural San Martín. Es una pieza que está inspirada en Las criadas, de Jean Genet y actuamos Stephanie Petresky y yo, y la dirige Katia Szechtman. Es la historia de dos cajeras de supermercado que están en el depósito fumando en la hora del descanso.

Tu pareja, Marino Tenconi Blanco, también es director y dramaturgo, ¿Cómo comparten la pasión por el teatro?, ¿se aconsejan entre ustedes?
Si, nos aconsejamos, él a veces me muestra algunos de sus textos, o cuando a mí me convocan para una obra también se los doy para que los lea y me dé su opinión. Mariano, además, invita gente para que vea mis funciones y viceversa. Nosotros ahora no trabajamos juntos porque lo hicimos bastante en nuestros comienzos, yo actué en las primeras obras de él, pero desde que somos pareja decidimos que mejor, mantener os proyectos por separado. De todas maneras, no implica que no lo haremos más. De hecho, hay un proyecto dando vueltas así que tal vez, volvamos a trabajar juntos. En el 2019 viajamos a Londres e hicimos varios seminarios en el Royal National Theatre sobre Shakespeare, y eso fue experiencia inolvidable para los dos.

¿Quiénes fueron tus maestros en la actuación?
Empecé en la escuela Estética de Morón y después, de más grande, me viene a estudiar a Capital con Roxana Randón. Ella fue mi primera maestra. Luego, me formé con Lorena Vega y en la Universidad del Salvador, en donde tuve muchos profesores muy buenos. También estudié con Ricardo Bartis, Mirta Bogdasarian y Claudia Cantero. Hace poco hice un curso con Matías Feldman y Santiago Gobernori y también suelo retomar las clases con Claudia Canteros, ella hace un seminario sobre la voz dramática que es muy interesante. Siempre me dan ganas de hacer más, pero, a veces por cuestiones de tiempo es difícil. También estudio danza, con Leticia Mazur y canto, que es una actividad que hago hace años.

«Tu amor será refugio», una de las obras más recientes de las que participa Yanina Gruden.

¿Cómo fue tu experiencia en cine?
En cine hice protagonicé La utilidad de un revistero, una película dirigida por Adriano Salgado y producida por Saula Benavente y también actué en El cuaderno de Tomy, dirigida por Carlos Sorín. De todas formas, yo me siento un animal de teatro. Siento que mi fuerte es el teatro. Me gustaría hacer más cine, pero no puedo vivir sin hacer una obra de teatro.

¿Sos una espectadora asidua del teatro?
Sí, me gusta mucho ir al teatro, también me genera mucha adrenalina como espectadora. Está bueno cuando se concibe esa comunión entre el actor y el espectador. Para mí el teatro es algo de mucho ritual y tiene una fuerza que no tiene ningún otro arte. Siento que es una experiencia vital, para mí es “la experiencia”, y el teatro es algo muy vivo. Es como dice, Ariane Mnouchkine, “es el arte del presente”.

¿Te dedicas solo a la actuación?
Hago otras cosas, doy clases de actuación en un colegio, también de teatro musical para chicos y adolescentes en zona oeste y hace dos años que doy un curso, en Timbre 4 y en Teatro Nun, que se llama El verso en Shakespeare. Yo estudié en Londres en la Real Academia de Arte Dramático y toda esa experiencia y esa información la aplico a estos cursos.

¿Qué significa el teatro en tu vida?
Es mi gran amor, es mi pasión, es mi vida. El teatro no puede faltar en mi vida. Para mí la pandemia fue dura justamente por el teatro. A mí me gusta sociabilizar, estar rodeada de gente y el hecho de no actuar y de no poder ir a ver teatro, me hizo pasarla muy mal. Me faltaba esa vibración en el cuerpo, yo lo siento hasta como algo químico. A mí actuar me libera, es donde descargo mi energía.

¿Cuáles son los últimos libros que leíste?
Leí La hora de la estrella, de Clarice Lispector que me encantó, es una de mis autoras preferidas. También leí El último Reino, de Pascal Quignard. Me gusta mucho el libro de poesías de Valeria Tentoni, Antitierra, que siempre está en mi mesa de luz y estoy por terminar Hamnet, de Maggie O’ Farrel que habla sobre el hijo muerto de Shakespeare.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s